Provincia: Huesca
Zona: Larra
Distancia: 17,1 km
Altura máx: 2507 m
Altura min: 1765 m
Desnivel acumulado: 967 m
Tiempo:6 horas y 30 minutos
Cumbres: Anie(2507m) y Arlas(2044m)

Zip Descargar tracks y waypoints para gps.

Imagen de la ruta
Cima del Anie

Mapas

Pincha en los mapas para verlos a tamaño grande.

Mapa topográfico
Mapa topográfico

Mapa ortográfico
Mapa ortográfico

Perfil
Perfil
Mapa en 3D
Mapa en 3D

Lugar de partida

Anie o Auñamendi (su nombre en Euskera) es una montaña sagrada para los vascos. Está situada en territorio francés, aunque muy cerca de Navarra y de Huesca.

Se encuentra en altiplano calcáreo impresionante conocido como Larra, (Arres en Francés), ésta es una zona karstica llena de rocas afiladas, simas, dolinas y grietas. Hay que andar con mucho cuidado, sobretodo en caso de niebla. Si se tiene problemas de tobillos conviene venir a Larra con botas de montaña.

Nos aproximaremos desplazándonos hasta la localidad navarra de Isaba. Ahí dejaremos el valle dle Roncal y entraremos en Belagua, subiremos el bonito puerto y dejaremos el coche en lo alto del Puerto de La Piedra de San Martín (Ernaz en Euskera). Este puerto hace de frontera entre Francia y España. Este puerto es conocido por el famoso tributo de las tres vacas.

Dejaremos el coche en el parking y nos pondremos a andar por un camino que nace en el propio puerto y que toma dirección S.

 

Descripción

El camino es evidente desde el principio. En esta primera parte la vegetación con que nos encontraremos son pinos negros, un árbol típico del Pirineo. Avanzando por praderas, a los 20 minutos llegaremos a la base del Arlas. Al volver subiremos a su cima pero ahora la rodearemos por su vertiente oeste. En esta zona se encuentra una pequeña fuente que con suerte llevará algo de agua, será la única que veamos en todo el recorrido.

Imagen de la ruta
Camino que rodea el Arlas. Anie al fondo.

Tras pasar el Arlas habremos llegado la collado de Pescamou (35'). Un poco más adelante dejaremos una caseta de chapa a mano izquierda para empezar a encontrarnos ya con las primeras zonas de karst. EL camino no presenta problemas ya que se encuentra muy señalizado, ya sea con pintura roja y amarilla o con hitos de piedras.

Imagen de la ruta
 
Imagen de la ruta
Hitos  Pintura amarilla y roja

A la hora de recorrido pasaremos por debajo del Murlong, una cima que se queda a la derecha y nada más pasarlo llegaremos a un desvío donde debemos coger el camino de al derecha (dirección S). El que viene por la izquierda (E) será por donde regresaremos más adelante.

A partir de aquí tenemos una zona de karst bastante "jodida", es como un queso gruyere, está todo plagado de agujeros. Debemos procurar no salirnos del camino que marcan los hitos ya que podríamos meternos en zonas muy complicadas. Si no nos salimos del camino que marcan los hitos con tener cuidado no habrá problemas.
Avanzar por esta zona con nieve pienso que tiene que ser peligroso ya que es fácil pisar una zona con agujero y que con el peso la nieve se venga abajo.

Imagen de la ruta
Agujero

Tras un kilómetro desde el último desvío entraremos en una zona estrecha. Cuando salgamos de ella tendremos la imponente figura del Anie justo enfrente nuestro.

Imagen de la ruta
 
Imagen de la ruta
Anie (I)
  Anie (II)

A partir de la zona estrecha pasaremos por otra segunda zona abundante karst. Sorteando las dificultades del terreno nos plantaremos debajo de la cara oeste del Anie. En esta zona enlazaremos con el camino por el que volveremos. Por aquí ya se notará más afluencia de montañeros.

Los últimos 350 metros de desnivel se hacen duros pero las vistas desde la cumbre son impresionantes: al norte el Soumcouy y los valles franceses, siempre llenos de nubes. Al oeste el Orhi, Lakora, Lakartxela. Al sur la Mesa de Los Tres reyes y más alla el Castillo de Acher, el Bisaurín...

Imagen de la ruta
Valles franceses desde el Anie

Para el descenso utilizaremos el camino francés, bajaremos por donde hemos subido y cogeremos el camino que atraviesa la ladera norte del Anie. Este camino de regreso es algo más largo que de ida pero menos cansado, se avanza por zonas más amigables.

Acabaremos saliendo debajo del Murlong, ahí ya volveremos otra vez por el camino de ida con la diferencia de que antes de regresar subiremos al Arlas. Para ascender cogeremos la cresta sur y aunque parezca que está complicado subir por ahí, se sube muy bien. Eso sí, son 150 metros de desnivel en un corto tramo.

Para regresar al puerto, bajaremos del Arlas por la cara opuesta a la que subimos.Fin